Restauración de puertas de portal en el barrio de Chueca.

La restauración de unas puertas de portal ya de por si son un ¨ajetreo¨ .

Una vez observado los daños y confeccionado un presupuesto a medida, nos disponemos a

antes de la restauracion

medir el hueco de puerta para la fabricación de unas puertas provisionales mientras trabajamos en la originales en nuestro taller

Una vez hechas, vamos una mañana lluviosa para realizar el cambio.  Las puertas originales están fabricadas en madera de pino macizo, forradas en chapa de 2 milímetros por todas sus caras, y tanto  molduras como adornos son metálicos y macizos. Teniendo en cuenta que cada puerta mide 290 de altura por 73 de ancho y 9 de grueso,  podéis imaginaros el trabajo que da manipularlas.
Aquí puertas provisionales en el portal
 Habiendo hecho unas fotos bien detalladas a las molduras metálicas de las puertas e indicando las medidas de las piezas que faltan, nuestro metalista se dispone a fabricarlas.
Mientras tanto en nuestro taller vamos decapando las hojas para quitar las viejas capas de pintura que recubren no solo las caras, sino que también los bonitos adornos en latón

latón que hubo que ocultar a causa de los ladronzuelos, ya que el valor del laton es bastante elevado



Una vez decapadas, habiendo colocado las molduras faltantes, un vierte-aguas para evitar la entrada de agua de lluvia al portal y repintado correctamente las puertas, este es el resultado:
Puertas en cabina recién pintadas
Listos para devolver las puertas a la comunidad, reparamos las zonas bajas del cerco saneando las partes que estaban deterioradas por el agua y colocando unas piezas en cola milano, lijamos todo el cerco arreglando cualquier desperfecto y pintamos.
 

 

El resultado final habla por si solo.
Artesano de la madera y conocedor del mundo de la ebanistería. Apasionado por su trabajo y con ambición por superarse día a día.

Deja un comentario